Hércules 1×09 – La princesa guerrera

¿Qué mejor manera de inaugurar esta sección que con la primera vez que Xena apareció en nuestras pantallas? Cuando hablábamos de reseñar la serie, cyane y yo decidimos incluir también la trilogía de la princesa guerrera en Hércules, más que nada por lo divertido que podía ser recordar los orígenes de nuestra heroína. Y, así es, nos lo hemos pasado muy bien aunque, todo hay que decirlo, ciertas caracterizaciones y… ejem… relaciones nos chirrían un poco. Pero hay que empezar las cosas por el principio y, en este caso…

El capítulo empieza de manera cuestionable con un primer plano del torso desnudo y sudoroso de Hércules. La excusa para enseñar carne en esta ocasión es que está forjando un cuchillo gigantenorme con Iolaus, quien se emociona tanto cuando su amigo decide regalárselo que se pone a tirarlo a casas ajenas. Estos jóvenes de hoy en día no tienen respeto por nada. El caso es que de esa casa aparece una tía con la que Iolaus ha tenido una aventura pero que (¡horror!) ahora está casada. La susodicha se despide de manera descacharrante diciendo: “Debo irme, mi amor me necesita.” En serio, no nos lo hemos inventado. Bueno, esto hace que el pobre Iolaus se sienta muy mal. Teniendo en cuenta que, por lo poco que hemos visto de Hércules, está cada capítulo con una mujer distinta, no entiendo mucho su reacción. De todas maneras, la cosa es que Iolaus se siente solo y tiene tendencias suicidas.

¿Quién mencionó a la mujer perfecta?

Y cómo son las cosas que, justo cuando están hablando de la mujer perfecta, entra en escena nuestra princesa guerrera favorita, llevando un vestido rojo y gris de lo más chulo y, como complemento, un colgante y unos brazaletes ideales de la muerte. Literalmente. El caso es que unos panolis la atacan y Xena comienza a repartir hostias al son de The Warrior Princess de Joe LoDuca. Es increíble cómo eso ya consigue mejorar el capítulo enormemente. Al final resulta que los panolis están bajo las órdenes de Xena, lo cual me hace preguntarme por qué antes estaban actuando como si no la conocieran diciendo cosas como: “Ahí está. Es ella.” Supongo que tendré que atribuírselo a la Perpetua Incompetencia de su ejército. En fin, que lo que sacamos de esta escena es que Xena quiere a Hércules muerto. Nada que objetar.

Seguimos con Hércules, de nuevo descamisado y sudoroso, que está construyendo una tapia para su madre. Declara que si la tapia ahuyenta a los ladrones, valdrá la pena todo lo que sude. En primer lugar, no estoy de acuerdo. En segundo lugar, ¿en serio? No creo que un muro de medio metro de alto ahuyente otra cosa que a las ovejas. Pero lo mejor es que, entonces, Hércules se convierte en Lo que necesitas es amor cuando Herc y su madre se ponen a cotillear y a hablar de la (falta de) vida sentimental de Iolaus. Al final, como dos buenas marujas, deciden que lo que Iolaus necesita es a una mujer en su vida. Y cómo son las cosas, que Xena está por ahí, dando una vuelta y tullendo caballos, lo típico, y se Encuentra Casualmente con Iolaus. Él no puede resistirse a ayudar a una núbil joven con un caballo cojo y ella se lo pasa bomba haciendo de Damisela En Apuros. La pareja perfecta.

Damisela en apuros y héroe en su ayuda

Más tarde, Hércules entra a la taberna del pueblo y se encuentra a Xena y a Iolaus ligando y, en un golpe de genialidad, decide acoplarse. Alguien no le ha enseñado al pobre Herc que tres es multitud. Gracias a los dioses, Xena va al grano, pasa de Hércules, y le pide a Iolaus que le ayude a encontrar un lugar donde dormir. Iolaus acepta. Nadie se extraña.

Siguiendo con nuestro especial de Lo que necesitas es amor, Hércules continúa raja que te raja con Alcmene. Si es que casi me parece oírlo: “¿Te has enterado de lo del Iolaus? El chico este que su madre es pescadera y que antes vivían enfrente del establo. ¡Pues resulta que se ha echao novia! ¡Como te lo cuento! Ahora, hija, que me han dicho que la mujer con la que está es una lagarta de cuidado. Vamos, que dicen que en realidad tiene un marido celoso y que ha llevado una mala vida. ¿Cómo te quedas? Y el Pacus, el de la taberna, me ha contado que los vio subir hace una semana a la habitación ¡y aún no han bajado! Muy fuerte, Mari.” En serio, esta es una transcripción prácticamente literal. Bueno, el caso es que todo esto no le hace ninguna gracia a Herc, que había estado planeando pasar el tiempo con su amigo haciendo cosas de machos como cazar, pescar o… simplemente charlar.

A continuación descubrimos que, efectivamente, Iolaus y Xena están metidos en la habitación. Jesús, como sea verdad lo de la semana, se van a pasar el capítulo caminando como cowboys. Y, por cierto, que ella se ha emocionado con su personaje y está dándolo todo, diciendo cosas como “no quiero que te enamores de mí” o “creía que sería la única que se iría con el corazón roto.” ¿Escuchas ese ruido? Es el sonido de la risa de Xena, que llega hasta aquí. Iolaus se pregunta si hay otro hombre, y ella le dice que muchos hombres, mujeres y también niños. Xena, sabía que tus gustos eran variados, pero no tanto. ¡Pero no! Resulta que se refiere a una aldea que un señor de la guerra quiere destruir. Iolaus está en plan: “¿Y quién es ese señor de la guerra?” Y Xena: “Eh… hum… Maaaaleeefiii… ¿cus?” Y el otro: “¿Maléficus? Hum, suena verídico.” Al final decide ayudarla.

Bueno, después vemos a Xena líandose y liando a uno de sus panolis. Lo curioso es que el panoli en cuestión de llama Theodorus. ¿Te suena de algo? Sip, igual que el lugarteniente de Callisto. Oye, se han creado teorías de conspiración por menos que eso. El caso es que Xena le deja su colgante al panoli y lo manda a matar a Hércules. El panoli está todo: “¡Lo mataré por ti, Xena! ¡Por la ínfima pero esperanzadora oportunidad de que luego me dejes entrar en tu cama!” Pero Xena está en plan: “Sí, sí. ¿Cuánto mides, uno ochenta? Es para tu ataúuuuarmadura. Tu armadura.”

Iolaus: "Herc, ¿has visto qué belleza cabalga a mi lado?"

Por su parte, Hércules sigue manos a la obra con la tapia, que a estas alturas ya debe andar ahí-ahí con la Gran Muralla China. El caso es que llegan Iolaus y Xena todos orgullosos para ir a enfrentarse al malvado señor de la guerra pero entonces Hércules dice que por “Maléficus” no le sale nada en la agenda del iPhone y la cara que pone Xena es lo más gracioso del mundo. Cuando ya se han ido, el panoli ataca a Hércules y en una muestra incomparable de patetismo, se acaba matando solo. Pero no solo eso, no, es que además, antes de morir, proclama que lo envió Xena. Vuelta a la Perpetua Incompetencia que demuestra el ejército de Xena, que yo no sé de dónde sacó la tía a esta pandilla de inútiles. Por lo menos, el panoli nos regala un pedazo de filosofía made in Xena: “Mi jefe dice que debes atacar como mejor te convenga.” Je.

En la siguiente escena, Alcmene está en plan: “Por favor, hijo, no seas exagerado. ¿Y qué si un tío intentó matarte, admitió que lo había enviado Xena y llevaba puesto el colgante de dicha mujer? Eso no quiere decir nada. Pruebas circunstanciales, querido.” Esperemos que Hércules haya sacado las neuronas de su padre. Pero parece que no, porque, a pesar de saber que Xena le ha preparado una trampa, él decide tirarse de cabeza en ella e ir en su busca. Dejando el colgante en manos de Alcmene en vez de llevarlo como prueba. Muy inteligente, Herc, muy inteligente.

Iolaus: "Venga, Xena, ya pasó..."

Hablando de inteligencia, Iolaus presencia cómo Xena se pone en modo “matadlos a todos” y se carga a un grupo de guerreros con cascos de calamar que la llaman la guerrera asesina y no le parece nada sospechoso. En medio de todo eso, Iolaus pierde su cuchillo y yo no estoy muy segura de cómo no se da cuenta, porque con el tamaño de ese chisme, tuvo que provocar un corrimiento de tierras al caer. Bueno, al final llegan a su campamento y allí descubrimos que el segundo de Xena se llama Estragón. Supongo que Clavo y Curry ya estaban cogidos. Mientras, Hércules va detrás de ellos y se encuentra los restos de la lucha y el mostrenco de cuchillo en el suelo.

Seguimos con otra escena más interesante, en la que Xena le está dando un baño sexy a Iolaus mientras le cuenta la historia de su vida. Según ella, su padre murió luchando, al igual que sus tres hermanos. O está mintiendo o los guionistas luego cambiaron su trasfondo, que cada uno elija la opción que quiera. El caso es que Iolaus dice que no ha conocido a muchas mujeres hermosas que le laven la espalda y Xena le asegura que va hacer algo más por él. “Mucho más.” Jur jur. Y entonces se quita un batín semi-transparente y, oh dios mío, o mis ojos me engañan o Xena lleva tanga. Ya sabes, uno de esos tangas clásicos que tanto se llevaban en la antigüedad. El caso es que están ahí a lo suyo, entre los vapores del baño, cuando llega Hércules, que debe tener el don de la oportunidad. Iolaus se pregunta a qué habrá venido y Xena deja caer que a lo mejor cree que no es lo bastante hombre para ayudarla. Juro que en ese momento se pueden ver los engranajes dentro de la cabeza de Iolaus empezar a girar. Me parto.

¿Qué mejor que un baño caliente para conspirar?

Siguiendo con la saga de la estupidez supina de los hombres de Xena , uno de ellos le grita a Hércules que está muy lejos de casa… y el resto se ríen como idiotas. De verdad, Xena, mira bien a quién contratas. Bueno, la cosa es que Hércules y Iolaus discuten etcétera, etcétera mientras Xena los observa desde lo lejos con sin poder creerse lo tontos que son. Al final Hércules se enfada, no respira y se hace cereza, y le devuelve el cuchillo a Iolaus en plan “no quiero nada tuyo”. Después le pide el CD que le dejó aquella vez.

Después hay unas escenas muy aburridas en las que Hércules está triste porque Xena le ha robado el novio y en las que la gente le pide que la detenga o nadie lo hará. Pfff. Mientras, Iolaus está triste porque se ha enfrentado a su amigo y Xena lo consuela diciendo que vaya a la cama cuando termine de afilar su espada. Creo que se ha consolado bastante. A continuación hay más escenas en las que básicamente Hércules no quiere volver a por Iolaus y donde Xena le deja caer a Estragón que si quiere seguir siendo su mano derecha va a tener que contentarse con su mano derecha y, de paso, ayudarla a matar a Hércules.

Whooosh!

Xena y Estragón emboscan a Herc y, de nuevo debido a su Incompetencia Perpetua, Estragón procede a (1) delatarse metiendo ruido, (2) durar cuatro segundos en la lucha y (3) rendirse en cuanto Hércules lo sacude un poco. En fin. Aún así, esta escena tiene tres puntos fuertes: las hombreras draconianas de Xena, la primera aparición del chakram y esta gran frase de Hércules: “¿Por una asesina? ¿Por alguien cuyo único propósito en la vida es asesinar?” Sí, Hércules, eso es lo que significa asesina. Bueno, el caso es que Xena se carga a Estragón, se larga y, sacando sus dotes de Drama Queen, se despeina un poco y se echa una pizca de tierra encima y va a Iolaus con el cuento de que Hércules la ha atacado. Lo mejor es la cara que pone cuando Iolaus dice que puede que tenga que matar a Hércules. Sólo diré que, en todas las escenitas erótico-festivas que ha tenido con Iolaus, no parecía estar disfrutando tanto.

Drama-queen en escena

Bueno, para resumir: Hércules y Iolaus luchan y al sacar el cuchillo que hicieron los dos, Iolaus recuerda el tiempo que pasaron juntos haciéndolo en el calor de la fragua, sin camiseta, cubiertos de sudor… y se arregla con Hércules. Oh, y luchan contra el ejército de Xena, que es igual de incompetente que siempre. Por cierto, tenemos que decir que no nos molan nada las coreografías de lucha de Hércules, donde lo único que hacen es pegarse mamporros. Vamos, nada que ver con las sofisticadas peleas de Xena. Lo peor es que solo hablamos medio en broma.

En fin, que al final Xena se va jurando venganza y el capítulo termina con Iolaus y Hércules, que se vuelven a casa hablando de renunciar a las mujeres y de lo apasionado que es Iolaus. Hum.

Xena: "¡Me verás en más episodios, Hércules!"

Ningún plan de Xena surtió efecto durante la producción de esta reseña.


Anuncios
Explore posts in the same categories: Hércules, Reseña de episodios

Etiquetas: , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: